Los sauber consideran que su patria está por encima del resto de naciones actuales, considerándose mucho más inteligentes, avanzados y cultos que estas. Creen que gran parte de lo que proviene de estas primitivas civilizaciones es sucio y de menor valor que lo patrio y puede llegar a ser susceptible de corromper el maravilloso reino que han creado tras los muros de su país, de modo que se protegen a ultranza de todo lo que pueda “amenazar” la pureza de su raza superior, estudiando cada contacto con el exterior de forma metódica y extremadamente concienzuda, para ver en qué grado puede ser una amenaza o una ventaja. 
A lo largo de los años, todo esto se ha visto reforzado y alentado debido a la religión que procesan, la llamada fe de la verdad, en la que la ciencia y la tecnología han desplazado totalmente a los dioses paganos. Los saubers están plagados de contradicciones, carecen de templos pero la iglesia de la verdad lo inunda todo con su influencia. Aborrecen todo lo que provenga del exterior, pero lo estudian y lo catalogan sacando lo puede impulsarlos como sociedad y desechando aquello que puede afectar al control que tienen los regentes sobre el pueblo. Se han encerrado dentro de sus murallas durante años, pero hacen planes de expansión para llevar su cultura al resto del mundo. 
En lugar de tener templos, los sauber construyen escuelas en donde se siguen tres disciplinas diferentes y donde rinden culto a su dios por medio del trabajo. Estas instituciones son la escuela de la alquimia, la de la máquina y la de la guerra, cada una con una visión diferente de cómo debería ser en mundo y que forman los pilares de su sociedad, pudiéndose encontrar con sedes en todas las grandes ciudades de la península de Mitaka.  Actualmente los saubers se encuentran en decadencia debido a las rencillas entre las distintas escuelas y a la desconfianza creciente entre ellas. Esto las han llevado a ignorar la estructura establecida por el emperador Vitrion I y a replicar las funciones de las otras escuelas con fines egoístas. De modo que los alquimistas y los guerreros están empezando a desarrollar la tecnología de forma propia, los guerreros y los ingenieros están estudiando e investigando conocimientos prohibidos expresamente por la escuela de la alquimia y los alquimistas y los ingenieros están formando su propio ejército.  El pueblo habla de enfrentamientos sangrientos entre las diferentes escuelas, todo esto hace pensar en una posible guerra civil, que amenaza con destruir la frágil cultura sauber. Esta situación ha llevado a Leopoldo II, actual emperador, a tomar la decisión de comenzar una nueva era de expansión, en un intento de reconducir los conflictos que existen entre las distintas escuelas y centrarlos en la guerra, creando un enemigo común en todo aquel que no sea sauber y decida no someterse al imperio. El emperador sabe que esta es una apuesta arriesgada, pero prefiere someter a su imperio a una posible contaminación exterior, a ver como se desintegra ante sus ojos. 

Filtros activos

Nuevo registro de cuenta

¿Ya tienes una cuenta?
Entrar en vez O Restablecer la contraseña